Bebés

Clases para bebés asistidas
(papá, mamá o un adulto autorizado)

Dirigido a bebés a partir de los 6 meses hasta  4 años 11 meses.

Estimulación temprana 6 meses – 2 años.

Natación para bebés 3 – 4 años.

Brindándose  estimulación temprana, flotación, ambientación, adaptación al medio, desplazamiento todo a través del juego y la recreación.

Contamos con maestros capacitados para dicha actividad.
Las frecuencias son:

Lunes, Miércoles y Viernes (30 min)
16:00
16:35
17:10
17:45
18:30
Martes y Jueves (45 min)
16:00
16:50
17:40
18:30
Sábado y Domingo (45 min)

7:15

8:00

9:00

9:50
10:40
11:30

Costos 

Inscripción Anual

Universitarios vigentes: $360

Público en general: $495

-Los cursos tienen una duración de cuatro semanas.-

Lunes, Miércoles y Viernes

Universitarios vigentes: $1010 – Público en general: $1390

Martes y Jueves
Universitarios vigentes: $1010 – Público en general: $1390

Sábados y Domingos
Universitarios vigentes: $1010 – Público en general: $1390

 

Para mayor información a los teléfonos: 83294000  ext. 1400, 1408 y 1417

Beneficios que aporta la natación a los bebés:

• Desarrollo psicomotor:
El bebé que aún no camina encuentra en el agua la posibilidad de moverse tridimensionalmente, siendo mucho mayor la libertad y continuidad de movimientos.
A muy temprana edad comienzan a tener nociones de desplazamiento y distancia de una gran riqueza y sensibilidad, lo que redundará en una mayor coordinación motriz.

• Fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio:
La natación fortalece el corazón y los pulmones. Debido al trabajo respiratorio que se realiza en el agua se aumenta la eficiencia en la oxigenación y traslado de la sangre.

• Ayuda al sistema inmunológico.

• Aumenta el coeficiente intelectual:
Está demostrado que los bebés que han hecho natación en los 2 primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea, con lo que ya están aprendiendo a ser más creativos y observadores. El agua estimula la capacidad de juego del niño y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros.

• Mejora y fortalece la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá:
La realización de un programa acuático para un bebé le llevará, junto con sus papás a compartir situaciones ricas y profundas que no sucederán de otra forma pues se van a juntar las reacciones innatas e instintivas del bebé con las propias vivencias que genera la práctica de la natación, que sin duda ayudaran al conocimiento mutuo, alimentando el amor y orgullo de mamá y papá.

• Inicia la socialización sin traumas en un ambiente lúdico y recreativo: Desarrollándose como personas y su entorno de una forma natural. La convivencia en la piscina con otros niños le ayudarán a relacionarse mejor, además de que aprenderá a compartir y realizar actividades junto a otras personas. El niño adquiere más confianza para comunicarse y desarrollarse en grupo, ya que estará en constante contacto con instructores y niños.

• Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia. Un ejemplo de ello es el aprender a girarse sobre su espalda y flotar ante una caída al agua.

• Ayuda al bebé a relajarse.

• Ayuda al bebé a sentirse más seguro.

Recomendaciones

1. Antes de acudir a la alberca con tu bebé deberás consultar con el pediatra.

2. Elige un horario en el que el niño normalmente no tenga que dormir o comer.

3. No establezcas un determinado periodo de tiempo para lograr objetivos, cada niño aprenderá a su ritmo. Por lo tanto hay que respetar el ritmo de desarrollo de tu bebé y recuerda nunca forzarlo.

4. Ten presente que los pasillos de la alberca están casi siempre mojados y puedes resbalar, especialmente cuando tienes al pequeño en tus brazos. Camina con mucho cuidado y utiliza zapatillas cuya suela no resbale.

5. Nunca hagas comparaciones entre tu bebé y otros. Esto provoca una actitud que puede perjudicar el desarrollo del niño.